Mediante el proyecto LIFE GySTRA se obtendrán los siguientes Resultados:

Política de movilidad sostenible basada en un marco legal para identificar los vehículos Altos Emisores y reducir las emisiones de tráfico.

Modelo Público en Madrid:

En el piloto español (Madrid), 700,000 vehículos al año serán monitorizados con dos dispositivos RSD+. Cerca del 5% de estos vehículos será identificados como Altos Emisores (según estimaciones).

Los propietarios de estos Altos Emisores serán notificados para que lleven a cabo la reparación de sus vehículos. Se implementarán acciones específicas en el marco del proyecto con objeto de promover la reparación de los mismos.

Todas las medidas serán registradas para calcular la reducción de emisiones conseguida.

Con la reparación de los vehículos Altos Emisores se espera conseguir una reducción de las emisiones de CO, HC y NO de 617 t/año, 89 t/año y 518 t/año, respectivamente, en Madrid, y una proyección de 17,779 t/año, 2,463 t/año y 15,320 t/año, respectivamente, para el resto del país. Esta estimación supone una disminución del 14.8% (CO), 2.8% (HC) y 22.7% (NOx, NO y NO2) del volumen total emitido de acuerdo al las cantidades del Inventario de Emisiones a la Atmósfera para España.

Según el proyecto CORETRA, los vehículos identificados como Altos Emisores emiten 33 Mt de CO2 al año en España. Si solo se repararan la mitad de estos vehículos Altos Emisores sería posible reducir las emisiones de CO2 hasta en 16 Mt al año.

El modelo público español estará respaldado por legislación nacional que aplicará también al resto de regiones de España.

Modelo de Flota en Sofia:

En el piloto búlgaro (Sofia) una flota controlada de 150 autobuses será monitoreada continuamente. Un estudio reciente sobre autobuses concluyó que identificando el 6.6% de los autobuses más emisores y procediendo a su reparación, sus emisiones podrían verse reducidas en un 84%, implicando un descenso de hasta un 17% y una media de un 9% en la flota total de autobuses. El descenso de emisiones será mayor con un programa de seguimiento continuo. Se espera, asimismo, un ahorro de un 3-5% en el consumo de combustible.

Desarrollar un nuevo prototipo de RSD+ que cumpla con los estándares de la UE, pequeño y versátil, instalable en ubicaciones fijas, con una incertidumbre inferior a un 15% para todas las emisiones: NO, CO, HC, PM, y NO2.

Modelo replicable, con dos enfoques diferentes: modelo público basado en una política implementada a través de un marco legal para controlar las emisiones del tráfico urbano, y un modelo de flota privada para el control y regulación de las emisiones de tráfico de una flota de vehículos.

Difusión de los resultados a más de 50.000 personas de todos los sectores. El resultado final será la aceptación global de esta política. Todos los ciudadanos serán informados de la política y sus resultados. En Madrid, alrededor del 30% de los propietarios de coches tendrán su vehículo medido por el RSD+.

Banner resultados proyecto